El debate sobre la prohibición del Burka en el norteño pueblo vecino, ha levantado polvareda suficiente como para que las afectadas lejos de querer desprenderse de esa su ya segunda piel facial, sigan apostando por su uso. Las defensoras y los muchos defensores, hablan de derechos humanos, cultura y ritos religiosos. Los detractores, sin embargo, de sometimiento a la mujer. Face to face: el debate esta servido. ¿Quién quiere opinar?

Empezaré diciendo que “las palabras todo lo sujetan” y que es relativamente fácil haciendo uso de la dialéctica sofista, apostar a favor o en contra de cualquier causa, usando argumentación igualmente vehemente, de forma alternativa. Este debate no es una excepción.

He decidido consultar con mis tripas haber lo que piensan, ya que habitualmente me destilan lo que mi mente quiere ocultarme por pudor.

Parece ser que el misterio esta en la belleza y ésta siempre se nos antoja femenina. Estoy de acuerdo con Claudio Naranjo cuando dice que el hombre es un ser de conquista y la mujer es más de cultivo y cosecha. ¡Por favor, no vean en esto una valoración sexista que invite a la diferencia, sino un insight sobre la pulsión de lo femenino y lo masculino! De hecho a mi me gusta pensar que la mayor conquista para el hombre de hoy, sería desarrolar su parte de cultivo y creación;…su parte femenina.

La mujer aprecia más el tiempo sostenido y cadente, pues está preparada para la crianza y el mecimiento. Se siente más plena en el tiempo horizontal y en el susurro presente, porque intuye que todo está aquí.

Por el contrario, el hombre busca conquistar, rebasar límites y pisar (a veces , aplastar) territorio virgen. Necesita llegar, escalar, porque algo le dice que su destino está en otro lugar y en un futuro; allí.

Ambas son visiones complementarias, como complementarios somos unas y otros, e iguales en nuestra naturaleza.

Nuestra patriarcal cultura occidental, generadora de dioses monoteístas y de nociones férreas de lo correcto y lo desviado, nos ha inoculado la idea de que la mujer es un objeto de tentación y de seducción, lejos de las visiones paganas y matriarcales en las que se tenía a la mujer como una corriente generadora de vida.

Derivado de esa mentalidad desviada, hoy en día las mass-media inundan las calles y la programación televisiva con anuncios sexistas que presentan a la mujer como un objeto de placer, como un mero reclamo publicitario. Es la mujer objeto, la mujer florero. Bebidas alcohólicas, champús, yogures, películas… todo se anuncia con unas piernas vertiginosas o un trasero apolíneo. ¿Acaso no es este un atentado contra los derechos humanos?

Por otro lado, en el contexto religioso, la mujer ha pasado de ser una posesión del padre a ser una posesión del esposo. Está noción exclusivista de la mujer como patrimonio mercantil del hombre, ha sido la causante de la instauración de ritos atávicos en torno a su vestimenta, que a día de hoy se quieren justificar como nacidos de corrientes culturales, cuando tienen muchos de aculturalidad y opresión auto-acostumbrada.

Sin ir más lejos, hace 30 años, las mujeres católicas, cuando entraban a los templos se tapaban la cabeza con una mantilla. No podían ir con tirantes y tenían que llevar por lo menos media manga. Las mujeres siempre han sido consideradas como una tentación y es por eso se les ha obligado a ir tapadas; para no provocar la lujuria de los hombres, según rezaba la tradición oral.

El caso del burka, lo veo similar pero en dosis más impactantes. Los hay de dos tipos: La primera es un tipo de velo que se ata a la cabeza y cubre la cara a excepción de una raja en los ojos para que la mujer pueda ver a través de ella. La otra es una prenda conocida como burka completo o burka afgano. Este fue impuesto por Habibulla (1901-1919) durante su mandato entre las mujeres de su numeroso harén, para evitar que la belleza del rostro de estas tentara a otros hombres.

En occidente a la mujer objeto se la desnuda; en otros hemisferios se la oculta. ¿No serán éstas dos caras de una misma moneda?

Derechos de género
5 (100%) 2 vote[s]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies