Cuando escucho la palabra pedofilia me saltan las alarmas.

Creo que lo mismo os ocurrirá a vosotras/os, y es que el tema se las trae. Indigerible, infumable, incomprensible… ¿Cómo puede ser que haya adultos que se aprovechen sexualmente de críos y crías?

Existen razones que expliquen el fenómeno de la pedofilia, pero a pesar de poder llegar a entender y racionalizar los porqués, de llegar a conocer las etologías posibles de esta desviación, es imposible eliminar el crujir de tripas cuando los noticieros abordan algún nuevo caso. Y es que duele saber que una niña o un niño ha sido abusado, ensuciado, arrebatado, desgarrado…

Las estadísticas dicen que somos los hombres quienes más incidimos en la práctica de la pedofilia, y en un porcentaje más que considerable, los padres o adultos cercanos. Tiene su lógica.

Pudiéramos hablar de amor enfermo por lo virgen y lo inocente, un amor que lejos de dar, busca poseer, arrebatado por una lujuria febril la propia parte niña que jamás quedo colmada. Un amor que no es caricia, sino apretón. Que no  es abrazo, sino opresión. Que nos es beso, sino bexo. Que no es un te quiero, sino un te quiero utilizar…

Los padres autores, tanto los biológicos, como eclesiásticos requieren de una buena cura…de salud. Ambos utilizan el poder para imponer o seducir y  mancillar. Ambos están agujereados en lo hondo de su ser; ni tan siquiera reprimidos, sino más bien segregados de su ser, haciendo aguas en la parte de su sexo que manda en su corazón.

Algo sobre la pedofilia
5 (100%) 2 vote[s]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies